12 diciembre 2006

Tour d'Europe

Hola chavalada:

Aqui estamos, acabamos de volver por mi tour por Europa central. Todo muy bonito y muy humedo. Como muy lluvioso.

Día 1: Marsella
Llegue al aeropuerto de Marsella a eso de la medianoche, donde me recogió mi colega con su flamante Renault 21 blanco. Resulta que no iba sólo, sino que también iba su padre, al que por lo visto le daba miedo que el niño fuera en coche solo.
En fín, al día siguiente desayuno en el hostal y turismo, paseo por el Puerto Viejo de Marsella, lleno de puestos donde vendian pescado fresco, y subida a la basilica de Notre Dame, desde donde se ve toda la ciudad, incluida la Ile de If, donde estuvo encerrado el conde de Montecristo.
Antes de que Josep, el padre de mi colega, se fuera para Barcelona en tren, nos invito a una
bullabesa, plato tipico de Marsella.
A todo esto no paro de llover en todo el día, esto unido a mi deficit de calcetines y mis zapatillas agujereadas, hizo que pasara casi el resto del viaje con los pies empapados. Lo cual es un handicap.

Dia 2: Lyon
Así mojaditos y sin nada más planeado salimos hacia Lyon. Cuando llegamos, sorpresa: La fete des lumieres. Algún que otro año había visto reportajes sobre esta fiesta, basicamente llenan Lyon de luces, todos los balcones están llenos de velas y los edificios más representativos tienen estructuras de alucine.
Lastima que la lluvia no parase. Asi que nos metimos en un restaurante a cenar para comprobar si la fama de Lyon de ser la capital gastronomica de Francia es merecida o no.
Tras cenar, la angustia.. ¿y hoy donde dormimos? A mi la verdad que no me hubiera importado dormir en el coche, no es la primera vez que lo hago, pero... con los pies mojados, sin ropa seca y con 5º, no era muy recomendable.
Comenzó la busqueda de hotel, que duró hasta las tres de la mañana, cuando encontramos un Sofitel (4 estrellas) donde alguien con dinero habia usado una habitación durante apenas una hora y media para tomarse un café y luego irse. Normalmente alquilar una habitación durante una hora supone que te has provisto de una pilingui para pasar un buen rato y hacer guarrerías de las que salen en las películas, pero las camas sin deshacer, la ausencia de condones o de manchas sospechosas y la existencia de migas de galletitas por toda la habitación nos hicieron suponer lo del te. En fín, que de raros esta lleno el mundo. A fin de cuentas, habitación a mitad de precion con desayuno incluido, toallas secas, minibar que le cobrarían al tío de la visa, etc... Todo ventajas.

Dia 3: Basilea
Tras un copioso desayuno nos dirigimos hacia Estrasburgo, siguiente escala de nuestro viaje, a mitad de camino decidimos parar en Besancon, bonita ciudad del este de Francia, para reservar hotel para esta noche. Todo lleno en Estrasburgo... lo intentaremos en alguna ciudad cercana... todo lleno en Colmar... todo lleno en Luxemburgo... todo lleno en Friburgo... ¡Bingo! ¡Basilea!
Volvemos a coger el coche y ponemos dirección a Suiza, territorio virgen para mi. Leo en mi superguía de viajes que "vivir tranquilamente es una obsesión en Suiza, nada de ducharse o tirar de la cadena pasadas las 10 de la noche". Efectivamente, en el momento que cruzamos la frontera el tiempo avanzo 6 horas, de repente era como si fueran las cuatro de la mañana. Ni Dios en las calles... con razón dicen que Suiza es limpio... ¡nadie ensucia las calles porque no hay nadie en las calles! En fín, tras pasear por la supuesta calle de marcha, nos fuimos a dormir. Apenas eran las 12 y las calles ya estaban vacias. Un truño.

Día 4: Eindhoven
Bien pensado, quizá uno de los días más raros de mi vida: levantarme en Suiza (Basilea), desayunar en Alemania (Friburgo), comer en Estrasburgo (Francia), café en Luxemburgo, cena en Bélgica (Lieja) y a la camita en Holanda (Eindhoven).
De este último día a destacar el mercado de navidad en Estrasburgo y las vistas de Alsacia y Lorena. Estas regiones han sido foco de disputa entre Francia y Alemania por siglos, de hecho muchas instituciones europeas se situán aquí como simbolo de concordia franco-germana. Como sea, Lorena tiene una gran importancia como centro industrial y a lo largo de nuestro viaje vimos autenticos monstruos de centrales térmicas, fábricas y minas que hacen de esa zona lo más gris que he visto en mi vida (con la posible excepción de Torrejón de Ardoz).

Pues eso, ya me he explayado suficiente. Mañana a las 9:00 llegan Araceli, Javi, Sonia y Trujo; pero como yo curro de 9:00 hasta las 17:30, los pobres van a estar en la calle hasta que yo salga del trabajo. Ja, ja, ja...

2 comentarios:

Sr. Gutiérrez dijo...

Si puedo, esta tarde, pondré alguna foto.

EL CHICO GRIS dijo...

eso, eso, queremos fotos.