19 agosto 2012

Dario, año 2

Primera semana de clase con alumnos y esta vez no me han pillado por sorpresa. 

En mis tres años en Clarinda casi no tuve problemas de disciplina, el alumno que sobresalía negativamente era el que no hacía los deberes. Piece of cake. Sin embargo las escuelas urbanas son muy diferentes de las escuelas rurales. En Council Bluffs, si bien no tengo problemas de disciplina graves (aunque los hay), el alumno que hace los deberes es el que sobresale positivamente. 

Existe una dinámica general de no hacer nada en todo el distrito, es lo que tiene dar prioridad a que los niños aprueben sobre que los niños aprendan. Los chavales no hacen nada, porque jamás han hecho nada; no les ha hecho falta para aprobar. Obviamente, hay excepciones, pero debe ser desmoralizante ver que la persona a tu lado consigue los mismos resultados que tú, trabajando la mitad y con la mitad de conocimientos. Como digo, la dinamica es negativa. 

Este año, en cuanto veo que pasan de español, los mando a las consejeras a que les cambien de asignatura. En Council Bluffs pueden repetir los examenes todas las veces que quieran hasta aprobar (algunos no hacen ni eso) pero eso es trabajo extra para el profesor. No me importa con alumnos que contribuyen a la clase, pero es algo que no voy a repetir con algunas plantas. 

El mayor handicap, una clase de 35 con bastantes estudiantes hispanos y tres de educación especial. En teoría, en clase, hay que diferenciar la instrucción para hispanohablantes y reforzar la atención individual a los de educación especial. Pero con 35, imposible, en el momento en que me centro en un estudiante el resto de la clase se sumerge en una espiral autodestructiva de resultados impredecibles pero que podría acabar con el universo tal como lo conocemos. ¿Hasta que punto el exito de nuestros estudiantes está condicionado por nuestros administradores? El objetivo: asustar, al menos, a cinco para que se cambien de asignatura. 

--- 

Por cierto, fin de semana con la agenda completa. Ayer boda de una profesora visitante y hoy ha sido el cumpleaños de Darío, que ya tiene dos años. De regalo, un viaje en el autobus. Puede parecer una tontería, pero está flipado con los autobuses, las ambulancias, los camiones de bomberos y los coches de policia. 

Darío vs. tarta de cumpleaños. Ganó Darío.

5 comentarios:

Canichu, el espía del bar dijo...

el sistema americano de aprendizaja nunca dejerá de sorprenderme analizado por ti. Y sin embargo algo tendrá cuando son los líderes mundiales.

EL CHICO GRIS dijo...

Son líderes mundiales en captar asiáticos, que son luego los que pueblan los grupos de investigación de las mejores universidades.

Canichu, el espía del bar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Canichu, el espía del bar dijo...

Me refería a que son líderes mundiales no sólo en el mundo económico, Chico Gris, es obvio que lo son en política también.

Mister Gutierrez dijo...

Las dos cosas estan unidas.