16 septiembre 2009

Gordos, ¿por qué?

Ayer fue la premier de un reality show americano en la NBC que se llama "The biggest loser" (El gran perdedor). Basicamente consiste en juntar a 16 gordos en un rancho durante tres meses para que no se ceben y hagan ejercicio. Gana el que más kilos pierde.

Hay que tener en cuenta que para ser gordo en EEUU, debes ser realmente gordo, es decir con obesidad morbida. De hecho la que más pesa utiliza una talla 64 de pantalón.

Aquí los chavales no tienen el cuerpo tirillas-fibroso mediterraneo, sino que desde pequeños desarrollan músculo a cascoporro y es normal ver a niños de primaria machacandose en el gimnasio. Vamos, que comen mucho y queman mucho, ya que una parte muy importante de la vida escolar es el deporte, es más, diria que una parte poco importante del deporte es la escuela. Ser bueno a un deporte te garantiza ser popular, algo muy considerado por estos lares. Durante al año juegan hasta a cuatro deportes: fútbol americano, baloncesto o lucha, atletismo y beisbol, entrenando una hora y media de lunes a viernes más una hora de gimnasio por la mañana.

El problema es cuando terminan la vida escolar, dejan de ser los niños bonitos del pueblo y ya nadie se fija en ellos. No hay equipos de adultos y el deporte se reduce a lo que uno haga por y para si mismo, no para ser el centro de atención del instituto. Y cuando se trabaja o se tiene hijos hay que tener mucha fuerza de voluntar para seguir haciendo deporte. Pero siguen comiendo lo mismo: grasas, dulces y salsas. Así que poco a poco el musculo empieza a caer y recubrirse de grasa y esa niña delgada y guapa se vuelve esteateopigia de repente.

Y si seguimos, seguimos, llegamos a esto.

2 comentarios:

linóleo dijo...

Es cierto, lo monos y lo monas que son hasta acabar el instituto y lo feos que se ponen después.

Estoy intentando evitar grasas, salsas y dulces, el año pasado engordé 20 kilos en USA, una pasada, ya voy bajando...creo

Sr. Gutiérrez dijo...

Creo que Kafka estudió en EEUU antes de escribir las metamorfosis.
La verdad es que hay que tener mucha fuerza de voluntad para no engordar, es como vivir en un Buffet libre e intentar no llenarte el plato hasta arriba.