26 enero 2010

Cosas que me queman

En el sistema educativo de los Estados Unidos se utiliza mucho el concepto de "Expectations", lo que esperamos de los alumnos en cuanto a rendimiento, comportamiento...
En España asumimos ciertas expectativas porque nos parecen de sentido común: no tirarse pedos, no eructar, estudiar para los exámenes... Sin embargo el profesor visitante tiene que tener en cuenta que ahora enseña en EEUU, donde la falta de sentido común no sólo es un derecho inalienable del hombre, como llevar pistolas, sino que está protegida jurídicamente.
De esta manera no hay que dejar nada en el aire. Señales de "No fart" y "No burp" pueden ser vistas en la clase y avisos de "You are not allowed to go to the bathroom during the quizz" encabezan los exámenes. Y si alguna expectativa no está meridianamente detallada, el estudiante no la asumirá.

Hoy mis alumnos tenían examen. Mientras el resto de la clase se afanaba en completarlo con mayor o menor fortuna, la srta. X, reincidente en faltar al respeto al sentido común, se pasaba la hora mandando mensajes de móvil. Paso de decirle nada para no entrar (otra vez) en un diálogo de besugos. Al acabar la hora y recoger los exámenes me pregunta:
Estudiante: ¿Puedo terminar el examen mañana? Es que no me ha dado tiempo.
Gutiérrez: No, había suficiente tiempo para terminarlo.
Estudiante: Si, pero es que no sabía las respuestas.
Gutiérrez: Ya, pero si te dejo terminarlo mañana, podrás mirar las respuestas en casa.
Estudiante: Pero entonces voy a suspender.
Gutiérrez: Por eso hay exámenes, para ver si habéis aprendido o no durante la lección.
Estudiante: No es justo.

Partimos del principio de que un estudiante trata de aprobar realizando el menor esfuerzo posible. Pero en España, a cualquier alumno, el sentido común le dicta que si no tiene ni idea durante un examen esta jodido. Sin embargo en EEUU, en ausencia de sentido común, el alumno asume que puede hacer el examen cuando le salga de la brenca.

Para el próximo examen añadiré otra "Expectation": Los exámenes deben ser hechos en el día estipulado, sin importar si el estudiante ha o no ha estudiado para dicho examen.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver, no tienes que hacer mala sangre con lo ocurrido. sin más, ha probado suerte a ver si colaba... es lo que se dice en el mus, la chicuela, porque si cuela... punto para el bolso.

canichu dijo...

Aquí un profesor le ha quitado esta semana un móvil a un alumno que estaba usando internet con él para contestar a un examen y un juez le ha dicho que no se puede quitar los móviles a los alumnos aunque copien, por los datos personales. Así que vamos en dirección USA.

Mister Gutiérrez dijo...

Hago sangre, porque no es el primer alumno que me lo pregunta. Ademas la chica se ofrece, es la que me invita a que vaya a su iglesia; un día la pillé usando el móvil en clase y la tía me juró por Dios que no lo estaba usando, le dije que de hecho todavía veía el móvil en su mano y que me parecía muy mal que jurara por Dios (por hacer sangre), a lo que me respondio que se podía jurar por Dios siempre que se cruzara los dedos.

Dani, mirate los Stella Awards. Son como los Darwin Awards, pero en demandas judiciales.

Anónimo dijo...

Cómo me he reido leyendo tu explicación de clase. Oye Guti, ¿No has pensado que a lo mejor te estaba tomando el pelo?, sinó es que es tonta acabada. Ahora que si solo es eso lo que te pasa, estás en lo mejor de lo mejor, espera venir a España y que un alumno te diga "Me suda lo que tu me digas", entonces si que te podrás quejar, pero sólo a tu mujer, los demás ya estamos curados de espanto. Muchos ánimos!!!

Absenta dijo...

Que va, la chica no es tonta, es que está acostumbrada a que en el resto de clases le permitan usar el móvil y acabar el examen otro día.
En las parent-teacher conferences un padre me decía cabreado que su hijo tenía sobresaliente en todo, excepto en español, no entendía por qué...

Absenta dijo...

perdón: porqué